Y llego el momento

Ya os comentaba en la entrada del tercer trimestre que fue en una visita a urgencias mientras me levantaba de monitores cuando rompí aguas. Debo decir que todo el personal que me atendió fue muy amable, pero la primera matrona con la que me tope me dejo de piedra. La situación fue la siguiente:

Yo: Creo que he roto aguas

Enfermera: Si

Yo: Que nervios!!

Enfermera: Pure hija, ni que estuvieras en la Edad Media.

Y me mando a la salita de espera sola, medio chorreando todavía y sangrando por el camino y temblando claro de lo nerviosa que estaba, imaginaros jaja me lo tome a risa la verdad, estaba tan emocionada y asustada a la vez que no pude mas que echarme a reír por la situación. En la salita de espera, esperaba mi maridito que por supuesto se llevo una sorpresa cuando entre chorreando y le comente entre risas que ya estaba aquí el pequeñín jaja. Era jueves y me ingresaron en planta ya que aun no tenía contracciones. La verdad que podía haber pasado una preciosa noche descansada sino fuera por la compañera de habitación que me toco, que a pesar de no estar de parto todavía y no tener ni una contracción (dicho por las matronas) gritaba como si se estuviera acabando el mundo o peor. Total que me pase la noche paseando por los pasillos del hospital porque sus gritos eran insoportables. Así fue que cuando llego el momento de mis contracciones sacaron a mi marido fuera porque iban a pasar los médicos y me mandaron caminar, no tenía fuerzas de no haber dormido y acabe por los suelos, por suerte una matrona que había visto lo sucedido por la noche, se compadeció de mi y mando que a mi marido lo dejaran pasar para ayudarme a caminar. Cuando me bajaron a paritorios empece a dilatar muy rápido, no quería la epidural sin embargo no tenía fuerzas para soportar el dolor y empujar así que me rendí y acepte. ¿Me arrepiento? Pues no se que deciros la verdad, pare de dilatar con lo rápido que iba y no me hizo efecto en un lado, bueno si me hizo pero después de dar a luz, en la habitación, cuando me fui a levantar la pierna se durmió y me pegue un tozolon fino. Necesite episotomia, 7 puntos, 3 me corto ella y 4 me desgarre yo. En realidad excepto la noche que pase que me hizo no tener fuerzas para afrontar bien el momento, todo fue normal.

Sin embargo, todo esto lo volvería a repetir mil veces por mi chiquitín. El momento en que me lo pusieron en brazos, inmediatamente después de salir, fue precioso, el mejor de mi vida. Mi chiquitín salio sonriendo, si sonriendo jaja y agarrando la ropa de papa. Solo lloro un poquito cuando nos lo cogieron para hacerle las pruebas típicas.

El posparto en el próximo post. ¿Qué os ha parecido? ¿Cómo fue el vuestro?

Anuncios

9 comentarios sobre “Y llego el momento

  1. La matrona para matarla, ¿eh? No tiene desperdicio la mujer. 😉 Yo también opino que no importa lo que pase en el parto, mientras el bebé y la madre estén bien. Porque siempre merece la pena. 🙂
    Yo también sufrí episiotomía… Fueron 3 puntos, pero horribles… 😦

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s