Y entonces… todo cambio.

Esta claro que la maternidad es lo mas maravilloso del mundo, no lo cambiaría por nada del mundo y si volviera al pasado repetiría ser mami a mi edad.

Pero hay que admitir que tiene sus momentos durillos que nadie te cuenta y que están presentes y hay que aprender a superarlos. Ser madre te cambia, completamente, en todo. Tu cuerpo cambia, aunque recuperes completamente la línea o te quedes mas delgada como me ha pasado a mi, tu cuerpo ha cambiado, la tripita se queda flacidilla, el pecho se queda rarete, el pelo se estropea y por supuesto no tienes el mismo tiempo que antes para dedicarte a ti. Esto hace que no te veas con ninguna ropa, te ha cambiado el cuerpo y lo que llevabas antes pues ahora como que no te queda igual. La cabeza te cambia, lo primero es tu peque, cuantas veces me he ido a Zara y he terminado en la sección niños, puf he perdido la cuenta. Ya no duermes igual. Conciliar vida laboral con el peque se hace tremendamente difícil, que digo difícil, dificilísimo, en especial cuando se ponen malitos, en verdad creo que esta parte es la que peor llevo, para mi el tema trabajo ha sido siempre muy importante y estar faltando da miedo, miedo de que pueda afectar y a ver como pagas las facturas.

Para mí el postparto no termino a los 40 días,terminaron los loquios sí, y más o menos te sientes recuperada, sin embargo tu vida cambia, da un giro de 180 grados y a eso no se adapta uno en 40 días, sino que se va aprendiendo poco a poco.

Desde luego son cosas que te agobian y que he llegado a la conclusión de que tienes que volver a encontrarte, conocer tu nueva yo y para ello debes sacar ese tiempo para ti, por lo menos un ratito al día para cuidarte y otro ratito para tus antiguos hobys (leer, series,blogs, compras…) , dedicar tiempo en pareja, porque somos padres si, pero también pareja y no hay que perderlo nunca. Dejar el trabajo en un segundo plano, que no te afecte o por lo menos no tanto. Y para mi algo que creo fundamental, dejarse ayudar, no somos súper woman, aunque lo parezcamos, a veces se necesita ayuda de tu marido, familia, amigos… No por ello somos peores madres. De nada sirve agobiarte hasta el punto de vivir la maternidad como algo agobiante, sin ver todo lo positivo que tiene, porque tiene mucho, os lo aseguro.

Cuando llegas de trabajar y ves como ese pequeñin que ha revolucionado tu vida alza sus brazos con una sonrisa y te pide que lo cojas. Cuando te tumbas en la cama los tres juntitos un sábado por la mañana y entre cosquillas y besos entre todos no puedes dejar de reír. Cuando dice ma–ma o pa–pa y como padres orgullosos juras que te esta llamando. Las navidades que nunca volverán a ser como antes porque serán tremendamente mejor. La relación de pareja, donde yo me he dado cuenta de que cada día que pasa lo amo mas. Los momentos con amigas y amigos en donde cambian sus horarios por ti, por el niño y te demuestran lo grandes amig@s que son y te das cuenta de que jamás nos podemos separar. Los momentos de pareja a solas cuando el peque se duerme o lo dejas con los yayos, son todavía mejores. Podría seguir y no acabaría porque la maternidad es preciosa y hay que disfrutarla.

Para las futuras mamis: tendréis momentos duros, todas los tenemos, no sois las únicas, pero también tendréis muchoooossss momentos felices que superarán los duros con creces.

image

Anuncios

13 comentarios sobre “Y entonces… todo cambio.

  1. Me ha encantado. Totalmente de acuerdo, la maternidad es maravillosa incluso con sus “agobios” yo tampoco lo cambiaría por nada, es más si por mi fuera llegaría un tercero jejeje (todo se andará… pero q no se entere mi Rubio de momento jajaja) Feliz día! Muack!

    Le gusta a 1 persona

  2. Sin duda yo no cambiaría a mi pequeña por nada de este mundo. Y es que tener a alguien que te ame de esa manera, a quién se le ilumina la cara cuando te ve llegar a casa, que te busca en mitad de la oscuridad de la noche , calmando su respiración cuando te encuentra…Es lo mejor de éste mundo, sin duda. La verdad es que yo no he tenido que vivir aún el duro momento de tener que dejar a mi nena enferma para ir a trabajar, porque con casi dos años nunca ha enfermado, pero sé que cuando llegue el momento voy a sufrir muchísimo por no poder estar con ella.
    Acabo de descubrir tu blog y me gusta mucho. Yo también estoy pensando en crear el mío.
    Mucha suerte.
    Saludos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s