Limpiezas nasales!

Desde que nació nuestro chiquitin ha sido muy muy propenso a la creación de moquitos y como es lógico esta situación se incrementó con la incorporación a la guardería. Poco a poco nos hemos ido volviendo unos expertos en el tema de las limpiezas nasales.

En primer lugar debemos ser conscientes de que los mocos son grandes aliados ya que nos protegen y ayudan a que una infección no vaya a más. Sin embargo, cuando hay muchos y en periodos largos de tiempo terminan resultando molestos ya que dificultan la respiración, la alimentación, el sueño y si no me equivoco pueden pasar al oído… Es entonces cuando debemos realizar las maravillosas limpiezas nasales.

¿Cuando deben realizarse? No hay un momento clave, núestro pequeño nos indicará cuando lo necesita. Aunque la experiencia nos ha demostrado que después del baño los moquitos están mucho más blanditos y salen mucho mejor.

Ahora bien, ¿que utilizaremos para sacarlos? Pues existe cierta controversia al respecto. Durante muchos años la llamada “pera” ha sido la más utilizada, aunque en la actualidad hay otros artilugios mucho más modernos. Nosotros compramos el de la imagen, similar a la “pera” y la verdad que nos gastamos el dinero para nada. Se suponía que lo encogías fuera de la nariz y después una vez puesto en el orificio lo ibas soltando para aspirar el moco, pero nada, muy mal resultado.

image

 

Hemos dicho que la pera se utilizaba bastante hace ya algunos años. Sin embargo, se ha demostrado que no es muy recomendable porque no hay que ajustarla al orificio de la nariz porque puede hacer una presión demasiado fuerte y hacer daño al bebe y provocar daño en el oído. Por otro lado al no poder ajustarla a la nariz no se consiguen buenos resultados. A continuación foto de las típicas peras, a propósito si alguien la usa recordar presionarla fuera de la nariz es muy típico que con las prisas no te des cuenta y presiones una vez metida.

image

Los aspiradores nasales, muy utilizados actualmente, tampoco son especialmente recomendados. De hecho según el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Madrid que advierte que con la aspiración el moco puede entrar en la trompa de eustaquio provocando las temidas otitis. La verdad que nosotros los hemos utilizado muchísimo porque desconocíamos esta información y estábamos cada dos por tres en urgencias o en el pediatra por culpa de otitis continuas. Así que hemos disminuido su uso considerablemente y las otitis también disminuyeron ¿coincidencia?… Además nos daba la sensación que cuanto más lo usábamos más moco aparecía, por no hablar de los súper disgustos que se daba el peque y los mocos que en alguna ocasión se colaron por el tubo. Vamos que la repanocha no es. Pensamos en comprar uno eléctrico pero nos dio miedo porque no se controla la fuerza y puede llegar hacer daño al bebe, no se.

El método más eficaz: los lavados con suero (o meterlo a la piscina, el mío echa todos jaja). El suero está en diferentes formatos, en spray, botellas que administras con jeringuilla y las típicas ampollas. Nosotros usamos las ampollas que además venden en cualquier supermercado o farmacia. Es importante poner al niño de lado y presionar de forma continua (no a chufletazo) sobre el orificio que queda arriba. Y a continuación ponerlo hacia el otro lado y aplicarlo por el otro orificio. Suelen salir por el otro orificio o tragárselo (no hay problema). Un consejo es el hecho de calentar con la mano las ampollas ya que si adquiere una temperatura similar a la del cuerpo lo notan muchísimo menos. Luego puedes utilizar suavemente los aspiradores nasales para completar la limpieza pero no aspirar demasiado fuerte para evitar la otitis.

A continuación una foto de las ampollas, estas las venden en la farmacia y es una marca muy reconocida, yo en la actualidad uso los de mercadona porque me resultan muy accesibles ya que así no tengo que ir hasta la farmacia. La otra foto es de una botella de suero con la jeringa. Yo sé lo vi hacer a mi pediatra y resulto genial pero a mí me resulta mucho más complicado.

image

Para finalizar deciros que lo mejor es que aprendan a sonarse los moquitos poco a poco. Al nuestro le resultaban tan molestos que en varias ocasiones nos ha sorprendido soplando con la nariz para sacarlos desde muy muy chiquito.

 

Anuncios

7 comentarios sobre “Limpiezas nasales!

  1. Yo estoy súper familiarizada con los jeringazos de suero, pobrecillo. Pero como tuvo bronquiolitis con 4 meses, le cogimos miedo a los mocos y en cuanto le notamos un poco ya le estamos echando suero a tope. Él cada vez lo pone más difícil y lo odia, pero la verdad es que es súper efectivo. Muy buen post informativo, un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s