Cambios en tu vida cuando llega el bebé.

Todas nuestras vidas están llenas de cambios a los que nos vamos adaptando poco a poco. Ya desde que somos niños con la entrada al colegio o el cambio de infantil a primaria supone un cambio importante en nuestras vidas. Más adelante, pasamos del colegio donde estábamos sumamente protegidos a la universidad y posteriormente a un trabajo, pasamos de vivir con nuestros padres a ser nosotros los que debemos encargarnos de la comida, limpieza y gastos económicos. Todos estos sucesos suponen cambios significativos en nuestra forma de vida. Tener niños supone también una serie de cambios, a veces cuando hablamos de que la vida cambia cuando tienes hijos no nos damos cuenta de que la vida nos ha cambiado completamente en muchos otros procesos de nuestra vida y también han sido complejos y a veces pensábamos que no nos lo conseguiríamos y sin embargo con esfuerzo todo salió adelante. ¿O no os resultó dificil el comienzo en la universidad, en un trabajo o solventar algún problema económico…? Veo en muchas ocasiones como lloran los niños al entrar al colegio y pienso, como no van a llorar si para ellos supone un cambio tan enorme en sus vidas. Todo esto viene a que hace algún tiempo un par de personas me preguntaban cómo iba a cambiar sus vidas al tener bebés y es que obviamente la vida cambia como en cualquier otro proceso de nuestras vidas, pero siempre se pregunta con un tono de terror, cuando son cambios pero no para mal sino simplemente cambios en nuestra forma de vida a los que poco a poco te vas adaptando. A continuación explicó mis cambios.

Cuando supe que estaba embarazada, supe que nada volvería a ser lo mismo. Desde ese  momento en el salón de casa en que supimos que chiquitin estaba ya en camino, me di cuenta que ya nada volvería a ser lo mismo, mi vida sin que ni siquiera hubiera nacido ya giraba en torno a ese pequeño que crecía dentro de mi. Mis hábitos ya no fueron los mismos desde ese mismo instante, ya no eran en función de lo que me gustaba o me apetecía sino de lo que era bueno para él. Además el cuerpo pronto empezó a mostrarme que iban a existir muchos cambios.

¿Pero cuanto realmente ha cambiado nuestras vidas desde que somos padres?

El cambio más grande en mi caso y el que peor se lleva es en cuanto a sueño. Ya no duermo igual que antes ni en calidad ni en cantidad. En calidad me refiero a que aunque estés dormida, estas como alerta a cualquier gesto. En cuanto a cantidad, hay temporadas que se duerme mejor y otras peor, pero no creo que recupere esos días de acostarme a las 11:00 y despertarme pasadas las 10:00.

Otros cambios también significativos son en cuanto a rutinas. Chiquitin lleva unas rutinas muy marcadas y hay que seguirlas o se pone un “poco” tontito. Por ejemplo, como alargues la hora para comer primero lo indica con sus gestos y como lo intentes aguantar más la tenemos armada. Lo mismo pasa con su hora de dormir. Sin embargo, siempre hemos sido de comer y cenar relativamente pronto, así que no nos supone un cambio horrible.

Los momentos de salir también han cambiado, las salidas los dos solos o con amigos pero sin peque se han reducido considerablemente. Sin embargo, no somos ni de mucha fiesta ni de planes en los que no encajen niños. Así que podemos decir que aunque de vez en cuando apetece una cena, comida o lo que sea para nosotros, el resto de planes los podemos seguir haciendo con el peque y sinceramente se disfrutan el doble.

Se reducen los minutos para arreglarte pero incluso se vuelve divertido ducharte con un chiquitin asomándose a la ducha sonriendo y diciendo hola o darte cuenta al terminar de maquillarte que el rollo nuevo del baño está esparcido por medio baño y piensas “pero como ha podido darle tiempo si solo he cerrado un momento los ojos para  echarme colonia o lo que sea”.

Tambien hemos notado que una peli o la ves en horario de siesta del peque o no hay peli. Porque por la noche estamos agotados y nos quedamos fritos. O verla en dos o tres partes. Poco a poco, va aguantando a ver pelis con nosotros, obviamente de dibujos y en dos partes, todo llegará.

Obviamente otro cambio es que es un niño y como tal, en casa tienes que estar con él jugando o vigilando.

Otro cambio es que tus cosas se vuelven pequeñitas de repente, me explicó, comprarte ropa, tus hobbys… ya no tienen la misma importancia. Pero comprarle ropa o cositas a tu hijo se vuelve el mayor de los disfrutes.

Economicamente se va mucho más justo, pero con cabeza (importante no desmadrarse en cuanto a compras inútiles) tampoco es una situación desbordante, tal vez las primeras compras son las que más comeduras de cabeza dan (cuna, carro…).

Como podéis ver cambios ha habido en mi vida, pero no es para mal, simplemente son cambios a los que te vas adaptando y sinceramente cuestan incluso menos que otros ya que tienes una sonrisa y un corazón a tu lado que te hace sentir cada mañana que todo merece la pena por él.

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Cambios en tu vida cuando llega el bebé.

  1. Me gusta mucho este post, es un tema que estoy viviendo y que en realidad no me había podido sentar a analizar como ha cambiado todo y como en un principio parece imposible pero poco a poco todo se ha ido dando y uno se termina adaptando y hasta disfrutándolo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s