No se quiere disfrazar ¿observa el por qué, pero no le fuerces?

Ya hace algún tiempo que estoy observando que a chiquitín no le gusta mucho eso de disfrazarse, lo de ponerse cosas en la cabeza por unos segundo para hacer la foto de rigor, vale, pero más no.

Hoy sus seños, me lo han confirmado, no le mola nada de nada. La verdad es que no lo atribuyo a nada en concreto, más bien a que es un niño muy movido y no especialmente muy ágil y si encima tiene elementos extraños que le dificultan sus movimientos, pues opta por la solución rápida: quitárselos. Lo mismo sucede con las cosas de la cabeza, que tiende en ocasiones a bajarse y le tapan la visión.

Sin embargo, cuando ya van siendo más mayores, nos encontramos en el cole un porcentaje de niños que lo de disfrazarse no es algo que lleven muy bien. Llegan sus madres a la hora de salida y le pretenden enfundar un disfraz delante de todos cuando obviamente no le hace ninguna gracia y termina armándose la marimorena.

Te pegas haciendo el disfraz una semana, o te has recorrido un montón de tiendas para encontrar el disfraz mas gracioso, normalmente con ochocientos accesorios, un disfraz gracisosísimo pero muchas veces incomodísimo (pero eso pocas veces lo vemos). Llega el día, y cuando se lo pretendes poner a tu hijo, se niega en rotundo y como le insistas puedes acabar enfadada tu, él llorando o con una pataleta de impresión. Y encima nos creemos que tenemos razón oye, porque hemos hecho el esfuerzo de ir a comprarlo o de hacerlo. Y les decimos entre lloros y gritos: ¡con lo que me ha costado y ahora no te lo quieres poner! Y si los niños pudieran te responderían (algunos incluso lo hacen) ¿me has preguntado si me apetece? ¿acaso a ti te gustaría que yo te regalara algo como esto y te hiciera salir así a la calle?.

¿Creéis de verdad que es necesario armar semejante percal por algo que sinceramente no tiene importancia? ¿No creéis que hubiera sido mejor preguntarle antes? ¿charlar sobre ello y ver sus razones?

Nunca hay que forzar a un niño a disfrazarse, animarle si, pero forzarle nunca.

Pero, ¿y que razones puede haber para que un niño no quiera disfrazarse?:

  • Que no le guste ser el centro de atención, timidez…
  • Que haya sufrido un experiencia negativa.
  • Que le de miedo ver al resto de personas disfrazadas, no verles las caras.

En estos casos además de que no conviene forzar será imprescindible hablar con los niños, explicarles las situaciones y darles tiempo.

También puede ser por la simple situación de que ese disfraz no les guste, estuviera deseando que llegara el día para ser su superhéroe preferido y ahora resulta que lo vistes de lechuga, pues lo demuestra con negación a disfrazarse. O que le resulte incomodo.

En estos casos es importante dejar que se exprese unos días antes y viva esta situación a su gusto, porque además serán sus disfraces y sus elecciones las que nos hagan conocer a nuestros hijos y no el imponerles el que a nosotros nos gusta. Si te gusta el disfraz de pez, disfrázate tu.

especial-carnaval

Anuncios

8 comentarios sobre “No se quiere disfrazar ¿observa el por qué, pero no le fuerces?

  1. Totalmente de acuerdo!! Cada uno tenemos nuestros gustos y nadie tiene q obligar a nadie a hacer nada q no le guste y mucho menos a los niños. Tengo amigos con 30 años q aun tienen traumas con los disfraces así q respetemos a los nenes, si quieren se les pinta un bigote o algo q no resulte tan invasivo y fuera!! Como dices, si te gustan los disfraces disfrazate tu!! 🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. Yo sobre estas cosas opino que es, en realidad, muy simple: cada persona es diferente, tiene sus gustos, su forma de ser… Así como hay adultos a los que les encanta la fiesta, la juerga y el jolgorio, a otros les/nos echa para atrás y preferimos cosas más tranquilas, y por supuesto nos horroriza disfrazarnos. No es ni mejor ni peor, es así… Pues con los niños, igual… Hay muchos a los que no les gusta nada, pero nada, hacer deporte, ni irse de campamento, ni pasarse todo el día trotando en la calle… pues eso está muy bien, porque todos somos diferentes… pero es que hay padres y educadores que lo ven como un problema, algo tendrá el niño, esto no es normal… ¡pues sí! ¡es perfectamente normal! No hay que preocuparse. Simplemente, hay que escuchar a cada niño/a y respetar su naturaleza, su personalidad, su temperamento… No hay cosa más fácil 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Totalmente de acuerdo, yo como maestra si surge una actividad en la que hay que disfrazarse y El Niño se niega, intento hablar con el y ver si puede der por alguna situación que le haya provocado ese rechazo, pero en caso de que simplemente sea que no le guste, no le doy más importancia y atrás cosa mariposa. Un besazo y gracias por tu aportación.

      Le gusta a 1 persona

  3. Pues nosotros hemos tenido suerte, este ha sido su 3 carnaval, el 1 era muy pequeño, y no lo vestí, el segundo de calabaza y bien, aunque no quiso el gorro, y este año de bichito con gorro incluido y me ha sorprendido se ha dejado hasta pintar la cara, ha jugado, ha corrido, ha comido y el tan feliz a ver el año que viene como nos va…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s