Día complicado, porque nadie dijo que la maternidad fuera fácil.

Nos acercamos a los dos, los terribles dos, había oído decir por muchos blogs y como en todo, hasta que no lo vives no lo comprendes. Estamos pasando por una etapa difícil, los lloros se han vuelto compañeros de viaje en este camino tan duro de la maternidad. Por no hablar que está más demandante de mamá que nunca.

Hoy papa se ha salido al salón con él por la mañana y mami ha aprovechado a remolonear un poquito en la cama. Siendo consciente de que en cuanto me viera por la mañana ya no podría hacer nada, he salido cual ladrona para que no viera que me había levantado y me escondido en el baño para arreglarme con un poco de paz. Pero al poco de salir del baño han empezado los berrinches, lloriqueo porque mamá está tres milímetros más a la derecha de donde yo quiero que este, lloriqueo porque mamá ha ido a La Cocina un momento…. y el berrinche final ha venido cuando le hemos vestido, porque el señorito quería ir a la piscina y ha visto que le poníamos la ropa normal y no el bañador. Gracias a Dios, el resto de la mañana ha transcurrido con cierta normalidad, pero después de la siesta han vuelto los lloriqueos y se han incrementado conforme su cansancio aumentaba.

Hoy me he sentido sobrepasada, he gritado, te he abrazado, besado, hablado con cariño, he cedido y finalmente he llorado. Porque me he sentido desbordada, he querido que volvieras a ser ese bebé que se calmaba entre mis brazos o que crecieras y pudieras comprender porque mamá no te deja hacer algo. Y tú me has visto llorar y has venido a darme un beso y un abrazo sin que yo te lo pidiera y he visto la luz. Me has demostrado lo mucho que me quieres con esa empatía que has demostrado y nos hemos puesto a reír y hacer el tontito como siempre.

Nadie dijo que ser madre sería fácil, nunca lo pensé, pero hay momentos tan duros que te hacen perder la cordura. Pero si yo la teoría me la se. Pero si en el colegio domino estas situaciones a la perfección, ¿porque me cuesta tanto controlar la situación contigo? Y entonces me vienen a la cabeza esas mamis del colegio que a veces llegan al colegio con el agua al cuello y los ojos a punto de derramar alguna que otra lágrima, y es que ser madre no es fácil, porque tu eres los más importante de mi vida  y quiero hacer las cosas tan perfectas contigo que me culpabilizo por todo. Y entonces recuerdo mis primeros tiempos como maestra en donde no se me daba tan bien todas las situación de clase, en los cuales también me sentí desbordada, ante una rabieta, una clase destrozada minutos antes de que toquen la sirena, un niñ@ que frente a todos mis esfuerzos no avanza…. y veo mi evolución, he aprendido gracias a los niños que pasan por mis manos cada curso hasta llegar a considrarme una gran profesional, al igual que aprenderé contigo cada minuto de nuestra vida.

Mañana será otro día y aunque es posible que no sea muy diferente al de hoy, estaremos a tu lado para acompañarte en esta etapa, posiblemente no te gustaran nuestros NO, posiblemente vuelva a perder los nervios, posiblemente vuelvan a saltarme las lágrimas, pero siempre estaré contigo, porque pese a las dificultades que surjan siempre seré tu mamá, esa que te querra por siempre. Además aunque podemos decir que en el día ha habido momentos complicados no todos han sido así, así que me acostaré pensando en ese genial vermuteo que hemos disfrutado juntos, esos besos y abrazos que me has dado a lo largo del día, porque estaremos en la etapa de los berrinches pero también de los besos y abrazos y eso me encanta, esa empatía que has demostrado al verme triste, esos GUAPA que me sueltas cuando me ves, esas sonrisas…. Te quiero.

Anuncios

12 comentarios sobre “Día complicado, porque nadie dijo que la maternidad fuera fácil.

  1. Bueno vamos al paso ja jajaja en mi caso ya entendí cual son los berrinches y a que nivel pueden llegar….
    Sé como controlar los episodio y que lugares evitar para no morir de vergüenza. Mi tsunami esta entendiendo que Mami sólo entiende cuando se habla en tono moderado y pausado he logrado mucho con ello. Un beso y suerte en esta etapa loca jajajaja que voy viviendo actualmente.

    Me gusta

  2. Me ha gustado mucho este post, me ha recordado un poquito a este que escribí hace poco, no en un día como este que relatas (que me sobran) sino en un día en que vi a una madre que todavía no había llegado a esta etapa y pensé “no sabes la que te espera, guapa”, jajaja. Si te apetece leerlo, se titula “Yo también fui una ingenua” 😉 La verdad es que hay días muy difíciles, yo también me hecho a llorar a veces, y sigo (a punto de cumplir tres, o sea que la cosa no pasa rápido…) ¡Ánimo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s